Bestiarios

Libros medievales sobre animales en los que las características reales o fabulosas de animales realmente existentes o imaginarios (tales como el grifo, el dragón, la sirena, el unicornio, etc.) eran tratados como símbolos religiosos de Cristo, del diablo, de las virtudes y de los vicios. Los orígenes de un simbolismo de estas características, tomado de la naturaleza, deben ser buscados en la antigüedad y sobretodo en el antiguo oriente. La literatura oriental, así como la grecorromana dependiente de aquella, atribuyó a ciertos animales, ya fueran inventados o reales (el león, el tigre, la serpiente, el águila), una cierta conexión con la vida y las acciones del hombre y los dioses y creó con ellos un símil religioso. El arte oriental y en especial el trabajo artístico de los animales en Egipto son un ejemplo. Muchas reminiscencias de este simbolismo de los animales se encuentran en el Viejo Testamento. Desde los inicios la fantasía cristiana interpretó estos animales según el simbolismo del Viejo Testamento y así se representaron en el Arte Cristiano. Así, por ejemplo, en las Catacumbas algunos simbolizan el bien, e.g. el cordero o las ovejas que representan el alma o a los creyentes; la paloma, el alma; el Fénix a Cristo o la inmortalidad, también representada por el pavo real. Otros simbolizan el mal, e.g. la serpiente que representa al diablo y otros incluso, especialmente en la época tardía, han de ser interpretados en varios sentidos: el león tanto puede simbolizar a Cristo como al diablo. Una de las primeras compilaciones de tales interpretaciones alegóricas de la naturaleza de las plantas y de los animales, compuesta en parte por materiales antiguos, sigue siendo el “Physiologus“, la historia natural más reproducida y más utilizada en la Edad Media y la base de todos los bestiarios posteriores. Compilaciones similares son el “Liber Formularum” de Eucherius, algunas partes del “Libri Originum” de Isidoro, partes de los escritos de Beda y de Rabanus así como el tratado supuestamente del siglo II de Melito de Sardis conocido como “Clavis” o “La Llave“, que apareció tal y como hoy lo conocemos en el siglo XI. Los bestiarios posteriores obtuvieron material valioso y abundante del “Libri Moraliumi” de Gregorio Magno. Los bestiarios medievales son traducciones más o menos exactas o imitaciones del “Physiologus“; por ejemplo, el bestiario de Philippe de Thaun (hacia 1121), editado por Thomas Wright (Londres, 1841) y dos bestiarios del siglo XIII, uno de Pierre de Picardy, el otro de Guillaume de Normandía publicado por Hippeau (Caen, 1852). El bestiario aparece totalmente desarrollado en el “Bestiaire d’Amour” de Richard de Fournival, escrito en el siglo XIV y publicado por Hippeau (París, 1860), en el tratado “De animalibus” atribuido a San Alberto Magno, en el “Tractatus de bestiis et aliis rebus” atribuido a Hugo de San Víctor y sobretodo al “Speculum naturale” de Vincent de Beauvais.

La influencia del simbolismo de los bestiarios se aprecia con claridad en varios estratos de la vida intelectual medieval. Resulta evidente en el sermón y también en la liturgia, como se deduce del uso simbólico de la abeja en la bendición de los Cirios Pascuales, así como en el del vino en el banquete de San Juan como prevención de la picadura venenosa de la serpiente. En especial, las fábulas en verso sobre animales evidencian el gran interés por esta forma de alegoría. La influencia del simbolismo de los bestiarios sigue siendo más manifiesta en la escultura medieval, tanto en la Románica como en la Gótica. Aunque el uso de los motivos animales en el arte irlandés antiguo y en el Merovingio no tiene al parecer más interés que el del disfrute de formas grotescas. Por otro lado, el simbolismo animal surge ya desde fecha temprana como elemento del arte Románico, especialmente en la miniatura y la escultura, en las cuales se deja entrever a menudo una estrecha dependencia de los bestiarios. (Véase los ANIMALES EN EL ARTE CRISTIANO; SIMBOLISMO.)

~ por hadeshope en noviembre 5, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: